archivo

Archivos Mensuales: mayo 2012

Grandes noticias para las empresas que administran una página en Facebook: ahora puede gestionarse entre más de una persona con diferentes perfiles de gestión y permite la programación automática de textos en el futuro.

Los detalles, que pueden consultarse en www.facebook.com/help, muestran 5 tipos diferentes de administrador, cada uno con funciones específicas para un mejor control de la gestión de la página.

Para programar un texto en el futuro podemos consultar una nueva página de soporte, donde comentan:

Puedes preparar una publicación y programarla para que aparezca más adelante añadiendo una fecha y una hora antes de publicarla. Puedes programar una publicación con una antelación de hasta 6 meses en intervalos de 15 minutos.

Con estas actualizaciones puede parecer que programas como hootsuite, que ya incluyen un sistema completo de gestión de redes sociales, corren peligro, aunque aún falta mucho tiempo para que podamos hacer una afirmación de ese tipo, sobre todo considerando que Hootsuite, siguiendo el ejemplo, lleva mucho tiempo preocupándose solamente de ese tema: la gestión en grupos de redes sociales, tanto de Facebook como de otras redes populares.

Fuente: Mashable – Vía: What’s New

Anuncios

Lo bueno que tiene WordPress es que realmente es sencilla la creación y el desarrollo de un blog. No tienes por qué conocer programación o diseño web, ya que gracias a WordPress y los plug-ins y temas creados se pueden crear sitios que van desde un blog básico hasta un portal de venta de comercio electrónico. Aunque WordPress es un gran CMS (Content Management System) y te va a simplificar la puesta en escena de tu blog no significa que no tendrás algún problemilla en el camino. En 10 sencillos pasos podemos crear nuestro blog de WordPress:

1 Diseño: Lo primero que hay que hacer es elaborar un esquema de cómo nos gustaría que fuera nuestro blog. No estaría mal hacer un pequeño brainstorming entre todos sobre las principales categorías que vamos a cubrir. Además convendría echar un vistazo a blogs que habitualmente leemos ya que nos ayudarán a tener una idea de cómo queremos que sea nuestro site.

2 Elije un tema: Muchos temas están disponibles de forma gratuita, aunque los mejores son de pago. Mi consejo es elegir un tema muy limpio y visual. No necesitamos millones de reproductores ni exceso de widgets. El objetivo es proporcionar al lector una información educativa y entretenida que es lo que nuestros lectores están buscando. Es fácil encontrar un tema que nos guste entre los muchos blogs que leemos a diario. Es cuestión de paciencia y creatividad.

Si lo que queremos es utilizar uno de los muchos disponibles gratuitamente en WordPress, debemos ir a: Apariencia -> Temas.

3 Obtener un Logo / Encabezado: Una de las cosas que debemos tener en cuenta es que nuestro blog ha de ser corporativo, entendiendo este concepto como parte de nuestra estrategia de marca. Para ello debemos seguir la misma línea de colores y fuentes que utilizamos habitualmente. Muchas de las plantillas de WordPress permiten ubicar el logo corporativo en ellas, a modo de banner, o bien utilizar el fondo del mismo para personalizarlo. Aprovecha esta opción y con un poco de creatividad puedes sacarle provecho.

4 Establecer categorías: A la hora de decidir qué categorías vamos a utilizar debemos tener en cuenta de que este apartado es importante para el SEO. Resume tu actividad en cinco categorías, que sean análogas entre ellas. No podemos tener una categoría de “Acuicultura” y otra de “SEO” en el mismo blog, por ejemplo. Para establecer las Categorías deberemos ir a Entradas -> Categorías.

5 Establecer la página de inicio: Por defecto WordPress establece como página de inicio el último post publicado. Si queremos que alguien al entrar vaya a una sección diferente debemos ir a: Ajustes -> Lectura. Elegiremos una página estática a continuación y seleccionaremos la página de inicio que deseeemos desde el menú desplegable.

6 Establecer menús de navegación: Esto es muy específico para el tema que elijamos. De manera general, los pasos son los siguientes: Apariencia -> Menús. A partir de aquí podemos añadir páginas a nuestra barra de navegación superior y ponerlos en el orden que deseeemos.

7 Instalar widgets: Existen muchos widgets interesantes desarrollados por WordPress (otros los tendremos que buscar directamente en el site del desarrollador, comprobando que son compatibles para WordPress). Para instalarlos debemos ir a: Apariencia -> Widgets. Por lo general están destinados a ser instalados en la barra lateral, aunque hay temas que permiten hacerlo en la parte inferior. Simplemente tenemos que elegir el widget que queramos y personalizarlo.

8 Plugins sociales: WordPress tiene disponibles diferentes plugins y botones sociales para que tus post sean compartidos en redes sociales. No te olvides de activarlos. Además, tenemos la posibilidad de publicar automáticamente las cuentas sociales con nuestro blog, proporcionando una experiencia social mucho mejor. Para ellos debes ir a Ajustes -> Compartir.

9 Google Analytics: Para aquellos que no saben, Google Analytics (o cualquier otro servicio de análisis que podamos utilizar) nos permite ver el número de visitantes a nuestro site, las páginas que visitan, cuánto tiempo se quedan, y mucho mucho más. Para registrar tu site hay que ir a Google Analytics que nos guiará en el proceso.

10 Herramientas para webmasters: Para que los principales buscadores indexen nuestro blog es necesario darlos de alta (decirles que existimos). WordPress permite hacerlo en Google, Bing y Yahoo! Esto es crucial si queremos aparecer en las búsquedas. Para ello pincha en los enlaces, sigue las instrucciones de alta y copia el código del tipo para Google, para Yahoo! y para Bing. Debes pegarlo en Herramientas -> Herramientas Disponibles. (NOTA: debido a la migración de Yahoo! a Bing las meta key para estos dos servidores son las mismas).

Ahora ya tenemos diseñado nuestro blog… queda lo más difícil: ¡publicar! Está claro que el diseño es interesante e importante, pero lo que siempre recomiendo a mis alumnos: Aporta valor y publica contenidos interesantes.

Fuente: Comunica2punto0

En Estados Unidos los agresores sexuales que han sido condenados tienen que cumplir varias condiciones una vez que son liberados. Entre estas condiciones está la prohibición de registrarse en cualquier red social. Sin embargo, varios estados comienzan a levantar esta restricción.

De este modo, en Nebraska un juez estatal dictaminó que los agresores registrados pueden darse de alta en este tipo de servicios, cada vez más utilizados para la comunicación, pero también para buscar trabajo, por ejemplo.

Por otro lado, en Louisana quienes hayan cumplido su condena ya podrán utilizar la Red para comprar, leer noticias y enviar y recibir correos electrónicos.

Mientras tanto, en Indiana también podría cambiar la ley próximamente tras una demanda presentada por un agresor que considera que la prohibición establecida por el estado de registrarse en una red social es anticonstitucional.

Carolyn Atwell-Davis, directora de asuntos legales del Centro Nacional de Niños Perdidos y Abusados (NCMEC), explicó a AP que va a ser “muy, muy difícil” conseguir una ley que logre “proteger a los niños en línea, pero que no sea lo suficientemente restrictivo como para ser anticonstitucional”.

Cada estado tiene la capacidad de decidir cuáles son las restricciones y obligaciones que tienen que cumplir los agresores registrados. Estas obligaciones no se limitan a su uso de Internet y también incluyen aspectos como su lugar de residencia o su aparición en listados públicos de agresores.

De hecho, también hay organizaciones que se oponen a estas medidas por considerar que “hacen peligrar” la sociedad y “estigmatizan, avergüenzan y arruinan innecesariamente las vidas de los niños, adultos y familiares registrados”.

Fuente: TicBeat

Las limitación de los 140 caracteres que impone Twitter no es barrera para que desarrolladores independientes se las ingenien y puedan agregar características útiles a esta red de información.

Hoy en día en Twitter podemos compartir imágenes y vídeos, pero también podemos llegar a hacer otra cosa no menos importante, compartir cualquier clase de ficheros y para esa tarea podemos usar Twileshare que nos permite llevar a cabo esa tarea.

Esta aplicación web nos da la posibilidad de subir y compartir imágenes, documentos, PDFs, ebooks y muchos otros tipos de ficheros.

Para ello nos ofrece 1 Gb de espacio y hasta posee un sistema de estadísticas.

Solo nos registramos autorizando la aplicación web a través de Twitter y podemos comenzar a subir los ficheros. Para ello le indicamos en donde se encuentra el mismo en nuestro sistema, escribimos el tuit (no más de 110 caracteres) que enviarán a Twitter con la url del fichero y listo, comienza a subirlo y una vez hecho eso, envían el tuit a través de nuestra cuenta de Twitter.

Los usuarios pueden comentar en los ficheros que tenemos en nuestro espacio en Twileshare.

Por último, si en algún momento deseamos crear una copia de los ficheros que tenemos alojados en el servicio, lo podemos hacer con la función de Exportar.

Muy buen servicio, rápido y fácil, para poder compartir nuestros ficheros.

Fuente: CrunchBase – Vía: GeeksRoom

A la hora de señalar con el dedo o hacer una crítica, muchas veces ponemos el foco en determinadas prácticas, situaciones o hechos pero sólo en determinados casos. En otros, sin embargo, la misma cuestión puede parecer irrelevante o se enfoca desde otro lugar.

Pasa en muchos ámbitos de la cotidianeidad, pero también ocurre con la privacidad de los datos online y las redes sociales, el tema que nos ocupa en este artículo.

Si comparamos las dos redes sociales más populares del momento, Facebook y Twitter, deberíamos empezar diciendo que para crecer tan exponencialmente como lo hizo (más de 900 millones de usuarios a nivel mundial en poco más de cinco años de vida), Facebook tuvo que exponer gran cantidad de información de sus usuarios, con la consecuente preocupación y debate resonante acerca de la regulación de la privacidad de los datos online. Más de una vez, nos topamos con repentinos cambios en la privacidad de la información incluso, cuando la modificación ya está hecha. Para más, en ocasiones se concurre en contradicción con normas de privacidad que originalmente se habían establecido.

Twitter, sin embargo, tiene, en apariencia, otra fama. Desde la misma presentación del producto el concepto de privacidad de datos es diferente. Sus cambios en las políticas de privacidad se perciben como mínimos sino inexistentes. Sin embargo, pocos tienen en claro que -según puntualiza éste artículo del New York Times– para introducir un feature que permitiera hacer mejores sugerencias respecto de a quién seguir, Twitter recientemente necesitó realizar algunas prácticas anti-privacidad, como la colocación de una cookie que pueda ver los sitios que el usuario ha visitado en los últimos diez días que cuentan con un botón de Twitter o Twitter widgets.

Pero además, no muchos recuerdan que los primeros tiempos de la red social estuvieron signados por hackers, que expusieron gran cantidad de datos privados en más de una oportunidad.

Sin embargo, el planteo es el mismo: en apariencia, Twitter ostenta mejor reputación que Facebook en términos de privacidad. Como red social y para construir una relación a largo plazo basada en la confianza, Twitter parece tener la delantera. Pero ¿le interesa al usuario la privacidad online?

¿Por qué compartimos?

¿Qué es lo que lleva en primer lugar a un usuario a querer compartir sus datos personales y reales en una red social? Una de las características que modificó la llegada de la web social fue la posibilidad de salir del anonimato: “Antes navegar en Internet no requería identificación alguna. Salvo para el correo personal y algún foro del que quisiéramos participar. Hoy el anonimato también existe, claro. Uno puede crear perfiles falsos, con datos falsos y avatares apócrifos y nadie vendrá a reclamarnos nada. Pero no es el comportamiento general” destaca el periodista y blogger Nicolás Píccoli, que actualmente se desempeña como Jefe de Departamento de Télam, la Agencia de Noticias estatal Argentina.

Pero la salida del anonimato a veces es cuestionada y a veces no. “Es cierto que los contenidos se distribuyen por muchos lugares que requieren registración. Incluso para dejar comentarios o utilizar algún servicio es necesario hacerlo y las personas lo hacen sin demasiadas reservas” afirma Píccoli. La pregunta sería entonces por qué en esos casos la pregunta y el reclamo por la privacidad de datos no se hace sentir tan fuertemente como sí, por ejemplo, en el caso de Facebook.

La necesidad de un status social

“¿Sabemos realmente qué se hace con nuestros datos?” –se pregunta Píccoli- ¿Por qué confiamos tanto en la práctica cotidiana en algunos de los casos citados y en otros no? “Una primera respuesta podría ser que se ignora o bien que al usuario no le importa en absoluto” afirma.

Pero retomando la cuestión Facebook vs Twitter, “¿La confianza es uno de los valores que hacen que optemos por una red social y no por otra? No lo creo” comenta Píccoli.

Aquí es donde entra a tallar la importancia que hoy no se cuestiona de contar con un status social. “A la hora de sumarse a una red social, vale mucho más si todos nuestros amigos y conocidos están allí. Es más, cuánto más usuarios tengan la red y más conocida sea, menos nos preocupamos sobre temas como seguridad o privacidad” resume.

De manera que más que la confianza en la privacidad, la elección de la red social pasa por el efecto contagio, casi irracional muchas veces que se multiplica con el efecto “masa”: “Asumimos casi sin pensar que nada puede pasarnos a tantos, que los datos están protegidos, que no son vendidos en ninguna empresa o que nadie comercializa con ellos. Hasta que comencemos a pensarlo y tal vez, recién ahí, exijamos mayores medidas. Mientras tanto, a (casi) nadie parece importarle” concluye.

Al respecto, dejamos abierto el tema a comentarios. Nos interesaría contar con la opinión de nuestros lectores, respecto de la importancia que le dan al manejo de datos privados en la red.

Fuente: Pulso Social

Trabajar en casa como Community Manager es cada vez más frecuente. Me pidieron algunos consejos en las redes sociales, y esta es mi lista personalísima de cosas que me han funcionado.

1. Establecer un horario de trabajo y cumplirlo. Que tú seas el jefe no significa que ‘llegues tarde’. Yo empiezo todas las mañanas a las 7:00 a.m. Si quiero dormir hasta muy tarde, cambio mi horario con ‘mi jefe’ (yo) y pago las horas.

2. Llevar un agenda online y física de todas mis actividades. Nunca fui de ‘agendas’, pero ahora las requiero. El calendario de Google o el iCal (para los que usan Mac) será de gran utilidad.

3. Establecer reuniones por Skype me evita salir innecesariamente de casa. Por lo general, destino determinado tiempo a una charla y evito perderlo en cosas que escapen al tema previsto. Muy buenas recomendaciones encontré en Think Wasabi.

4. Pausas relajantes. Mi rutina de ocho o diez horas, y a veces más de trabajo, tiene interrupciones relajantes: puede ser una siesta, un café sin mirar el iPhone o simplemente dedicarme a no hacer nada de nada.

5. Mi jornada comienza mirando Twitter y Facebook, y no los principales diarios. A través de Twitter y Facebook llego a las noticias de los principales diarios. Uso Zite o Flipboard desde el iPad o Google Reader, o LinkedIn Today, lo cual me evita quedarme estancada en ciertas discusiones que surgen en las redes sociales, y que muchas veces no me aportan nada.

6. Uso mi computadora y mi iPad como herramientas de trabajo en simultáneo (ver foto). De esta forma, puedo trabajar y monitorear redes sociales sin interrumpir mi tarea principal (la que estoy desarrollando en la computadora). Aunque tengo varias aplicaciones que cumplen el trabajo de los post-it (ver lista de extensiones), todavía mantengo un corcho lleno de pendientes.

7. Me declaro en feriado largo una vez al mes. Es la única forma de mantener un ritmo intenso de trabajo. Le bajo (la intensidad) al Twitter y le subo al Facebook. La experiencia me ha enseñado a bajar mi dosis de Twitter para controlar el estrés. Aprovecho el tiempo para retomar la lectura de novelas, ensayos o artículos sobre productividad (recomiendo los de Forbes -ver aquí y aquí, y los de Think Wasabi como este o el de las minipausas).

8. Pongo música y no NOTICIAS: Las noticias las tengo en todas las redes sociales que estoy monitoreando (sigo canales de televisión y radio en vivo). Solo en determinadas ocasiones tengo la radio y la televisión encendidas.

9. Aglutino -en la medida de lo posible- citas, reuniones, clases o conferencias en un solo día, lo cual me permite tener días enteros en casa: en la pequeña oficina que me he inventado, donde trato de tener todo a mano, comenzando por el café.

10. El uso excesivo de chat puede afectar la productividad de cualquiera. Ya sea por Gmail o por Facebook intento evitar esta distracción y reducirla estrictamente al trabajo, lo cual no significa que no sostenga largas conversaciones con mis amigos que están fuera de la ciudad. Las tengo y, por lo general, nada tienen que ver con mi labor. Esto me da momentos de descanso y relax.

11. Acondicionar tu área de trabajo para que sea el lugar ideal es fundamental. Aquí hay varias inspiradoras ideas de oficinas en casa (hay más de tres que quiero imitar).

Fuente: Clases de Periodismo

Por mucho que las empresas se esfuercen por camelar a las mujeres con los social media, muchas no saben valorar este esfuerzo, según ha revelado el reciente estudio Brigitte Análisis de comunicación. Sin embargo, a las mujeres no les resulta extraña la red: tres de cada cuatro de las mujeres de entre 14 y 70 años que fueron encuestadas la utilizan y la mitad está presente (al menos ocasionalmente) en las páginas de redes sociales y de ofertas interactivas de internet.

Además, una de cada seis posee un smartphone. Sus intereses cuando están en Facebook, Twitter y compañía, sin embargo, se diferencian de las de los “marketeros”. Los motivos de uso privado están de forma clara en primer plano, mientras que la moda, las marcas y los productos de consumo están muy por detrás. El 38% visita a menudo u ocasionalmente páginas interactivas para estar en contacto con amigos y familia. Por una parte, les gusta compartir su vida cotidiana con sus amigos (29%) y, por otra, esperan conseguir un entretenimiento y un pasatiempo (28%). Las mujeres saben apreciar la actualidad del medio: el 27% quiere saber de inmediato cuándo ocurre algo.

Un papel subordinado juegan, sin embargo, las marcas y sus pregones online. Sólo un 9% de las mujeres quiere leer noticias sobre marcas en sus redes, pero son ahorradoras con sus consejos: un 7% se lo dice a sus amigos cuando les gusta una marca. Un 6% pulula por las fan pages de las marcas y empresas o habla con otros fans sobre ellas. Pero a las mujeres les gusta más recoger estímulos para su vida personal entre páginas físicas que entre las digitales.

De esta manera, un 42% de ellas encuentra la inspiración para las tendencias en moda en revistas, mientras que un 23% mira en internet sobre el tema. Cuando se trata de cosmética, la relación entre las revistas e internet es del 34% al 15%. Lo mismo ocurre con el tema de la cocina: aunque existen muchos blogs y páginas en la red al respecto, los trabajos en papel tienen mayor tirón (31%) que los consejos online (16%). No es de extrañar, por tanto, que el análisis proveniente de la casa Gruner + Jahr no crea adecuado fomentar la actividad de las marcas en los social media.

Los investigadores de mercado también han encontrado campos en los que la red juega un papel importante. Más de la mitad se conecta a menudo u ocasionalmente a la red con el propósito de comparar precios, mientras que el 38% espera datos para comprar más barato.

Fuente: Marketing Directo

A %d blogueros les gusta esto: