El auge y caída del Community Manager y su necesaria reconversión

Concepto practicamente local

La idea del ‘Community Management’ ha sido repetido ad nauseam ante la aparición de las marcas en las redes sociales. Un nuevo espacio de negocio aparecía, un sector virgen al que muchos nos queríamos subir por que no había nadie en la estepa. (La imagen inferior muestra con azul oscuro como el concepto se ha repetido mucho más en España)

Podemos ver como esta idea, con nombre en inglés para que se remarcara su importancia, debía propagarse con celeridad para imponer el toque de queda a las marcas locales.

La sobre-exposición como síntoma

No había unos estándares de formación aún y por tanto no hay un título que diga que esta persona tiene conocimientos de “community management”. Sucede que al no necesitar un documento, muchos se ven capaces de proporcionar tal servicio.

Hay que remarcar el conocimiento y eso, en redes sociales se hace hablando de ello, enlazando, bloggeando, dando charlas, montando ‘cosas’ en internet. Aparece la sobre exposición del concepto y muchas de las personas que son ajenas al nuevo boom del Community Management -y también los que están dentro- empiezan a detectar a los primeros vendedores de humo.

Sobre-dimensionar la función

La aparición del community manager implicaba que este contase que hacía, y aquí es cuando algunos sobre-valoran la función del cargo. Empiezan las complicaciones.

Las redes sociales empiezan a llenarse de posts dónde cada uno explica las características, puntos base, tipologías, capacidades que debe tener, etc que debe tener un CM.

Y aparecen entonces usuarios que no están dentro de la ‘movida online’ que huelen todo este boom de posts y empiezan a volar cuchillos.

Caída del concepto a nivel popular

Nos lo hemos ganado por haber forzado la muestra de nuestras supuestas capacidades delante de la gestión de comunidades online. Es una cosa que nos toca hacer por que nuestro trabajo se ve reflejado online.

Al exponer nuestro trabajo de forma online, este se presta a ser juzgado, y a todos nos gusta dar nuestra opinión. Y usuarios no involucrados en nuestro ámbito laboral -y también los que trabajan en lo mismo que nosotros- darán su opinión por que en las redes sociales muchos de los usuarios que trabajamos no diferenciamos las cuentas laborales de las de ocio, y por tanto se mezclará contenido y este se prestará a ser observado y juzgado.

Reconversión y correcta denominación

Aquí viene el problema, hay que decir algo que quede bien y que remarque, de alguna forma, que nuestra función es importante.

Somos una especie de atención online al cliente? Adaptamos el mensaje de la marca a las diferentes plataformas sociales? Somos del apartado de “Ventas”? De “Prensa”?

He utilizado conceptos pre-internet por que me gusta “simplificar” nuestra función y observar con distancia nuestra posible función con ojos de ‘marketer’ ochentero. Hagan juego y ‘despompifiquen’ vuestra función.

El actual community manager desaparecerá por que el empleado medio de la empresa tendrá implicaciones en la comunicación de su empresa. Estamos en un paso previo en que el CM es la avanzadilla dentro de la empresa.

La totalidad -o casi toda- tendrá mostrará información sobre su trabajo (empresa) en el online ya que la conectividad de lo que conocemos por ‘online’ se tiende a mostrar entre nuestros próximos.

Entonces aparecerán nuevas y diferentes formas de información que comunicarán sobre la marca o empresa.

Fuente: Social Video Marketing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: