Por qué el 90% de las empresas se están equivocando en su estrategia de marketing online

El marketing online sigue siendo el gran desconocido para el panorama de grandes empresas y pymes en este país. Aunque en las ponencias escuchemos que Internet es el presente y no el futuro para las personas en el locutorio suena a ciencia ficción cuando ven las diapositivas sobre estrategia de marketing online. Mi hipótesis es que muchas empresas tienen sobre todo miedo a hacer el ridículo por desconocimiento del online. Según lo que he podido observar en los últimos 4 años, tras hablar con clientes potenciales, gerentes de pymes y responsables de marketing en empresas grandes, lo puedo resumir en 4 puntos:

1. Miedo a que no vendamos: la era del vendedor ha muerto, hay que buscar la recomendación sin pensar en la venta.

2. Miedo a no gustar: es preferible no gustarles a todos, el intento contrario termina con el fracaso y convertir el miedo en realidad.

3. Miedo a que nos critiquen: existe el miedo de que hablen mal de la empresa, no entendiendo que si no lo hacen no eres relevante y no quieren que mejores.

4. Miedo a no tener la mejor oferta: no gana el del mejor precio ni el más rápido sino el de la mejor relación.

Las pymes no creen en ello y no se lo toman en serio

Tenerle miedo al marketing online se expresa en el caso de algunos gerentes de pymes en el hecho de no enfrentarse a ello. Siempre hay algún primo que se convierte en el responsable de la tienda online porque sabe escribir 3 líneas de código en HTML. Otro caso popular es nombrarlo el responsable de social media porque el chaval tiene una cuenta en Tuenti y Facebook. Mejor que me pare aquí porque sino estamos así todo el día.

Tomártelo en serio empieza por implementar el marketing online con recursos en la empresa. El gerente tiene que ser el primer interesado en obtener nuevos conocimientos. No vale darle la tarea a una persona de marketing para que se ocupe de “lo de Interné”. Si no le das importancia al canal online, nunca se convertirá en algo importante para tu empresa.

Las start-ups confunden el e-mail marketing con el spam

Lo que a unos les falta, les sobra a otros. Las start-ups son el típico ejemplo de “marketing hiperactivo”. Algunas me recuerdan a esos perros pequeños que corren de un lado a otro sin dejar de ladrar porque quieren que les tires la pelota pero no paran para dártela. Las intenciones son buenas pero sus acciones no lo muestran.

El típico ejemplo que veo en la mayoría es confundir el e-mail marketing con el spam. En el mejor de los casos por lo menos nos conocemos. El hecho de que hayamos hablado en algún momento o intercambiado un correo no te da el derecho de incluirme en tu listado para envíos de newsletters. Se descuidan muchos aspectos legales del marketing. Disparar a todo lo que se mueve sin control no mejora la puntería.

Las agencias piensan que le vas a publicar la nota de prensa gratis

Muchos piensan que si le confían algunas tareas esenciales a una agencia la cosa mejora. No hay que generalizar: muchas agencias con enfoque en el online hacen un trabajo muy bueno. En el momento que se encarga una agencia que ha crecido con papel y televisión la cosa se puede complicar. Piensan que enviarme un archivo en Word sin ni personalizar el mail es suficiente.

No abuses de mí. Tu nota de prensa no me interesa y menos a los lectores de este blog. Internet es aportar valor en el primer momento y no esperar nada a cambio. No nos conocemos de nada. ¿Por qué crees que un blogger publicará tu artículo gratis? Es bueno tener una agencia para externalizar algunas tareas de marketing online. No se puede pedir ayuda de un tercero si yo no domino al 100% el campo. Nunca sabré si estoy recibiendo un buen servicio por lo que pago a cambio.

Las tiendas online lo confunden con el SEO

Los gerentes de las tiendas online no son los únicos. Muchos que se inician piensan que hacer SEO es equivalente al marketing online. Las empresas que prometen las primeras posiciones en Google por 200 Euros al mes reciben su total atención. En la primera fase no te hacen caso cuando dices que una empresa no es seria si promete eso porque nadie excepto Google sabe cómo funciona su buscador.

No digo que no sea importante pero estar en el top 10 de Google no te sirve si no piensas en la conversión. Un sitio es como una planta. Necesita mucha agua para crecer. Si le echas todo el primer día morirá tal como lo hará tu página web. Pon el enfoque en cómo te pueden encontrar clientes y no te obsesiones con las primeras posiciones en Google al principio.

Las grandes empresas se olvidan de conversar por culpa de tanta comunicación

En el ruido de nuestro día a día, notamos más la ausencia que la presencia de cosas. Aunque las grandes empresas todavía no se hayan dado cuenta, existe una diferencia entre comunicar y conversar. Hablar con un logo es como tener una persona que se dirige hacia ti con una máscara. Por supuesto que pienso que me estas escondiendo algo. Tal vez mañana ya me has puesto una nueva persona por delante porque soy incapaz de identificar los rasgos humanos de las marcas.

Nadie quiere comunicar con logos. Buscamos personas a las que nos podemos dirigir. Es una necesidad humana recibir respuestas directas y honestas cuando conversamos. Es algo que ocurre en ambos sentidos. No es unidireccional y no requiere altavoces para ser eschuchado.

Casi todos olvidan que no vende quien sea el que haga más ruido sino el que consiga la confianza

La raza humana ha conseguido sobrevivir durante tanto tiempo porque ha desarrollado la habilidad de planificar y pensar en el mañana. No únicamente por el daño causado a la naturaleza parece que estamos perdiendo esa capacidad. En los negocios estamos haciendo un viaje que nos lleva atrás en el tiempo cuando el hombre vivía en cuevas.

Las empresas piensan demasiado en la venta rápida. No parece existir un razonamiento a largo plazo. Antes de querer vender hay que buscar la confianza. Son las relaciones que consiguen fidelizar a los clientes para que no nos valoren únicamente por el precio y que nos perdonen cuando la hayamos cagado. Esto puede consistir también en decirle “no” a un cliente cuando no se aporta valor y es casí seguro que vas a decepcionar al cliente.

Fuente: Marketing Guerrilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: