archivo

Path

La red social móvil Path ya tiene nueva versión, tanto para usuarios de Android como para usuarios de iOS. Son varias las novedades incluidas en esta nueva versión, entre ellas, la de permitirnos compartir las películas que estamos viendo así como los libros que estamos leyendo. Además, incluye nuevos formatos de fotografía, permitiéndonos hacer fotos tanto en formato cuadrado como en apaisado, así como unas utilidades que nos permitan ajustar las imágenes y resaltar algunas partes de las mismas. Contamos también con mejores notificaciones de actividad así como el acceso tanto a imágenes y vídeos un 30% más grandes.

Según The Next Web, Path incluye un huevo de pascua épico, como así lo llaman. Y es que según la citada publicación, a los nuevos usuarios, si éstos vinculan sus cuentas con Facebook, Instagram y Foursquare, los contenidos de estas plataformas sociales pasarán a publicarse también en Path, ya sean actualizaciones de estado, fotografías, registros y recomendaciones.

De hecho invita a los usuarios actuales a salirse de sus cuentas y registrarse con otras direcciones de correo diferentes para poder probarlo. Sea cierto que sea un huevo de pascua o no, lo cierto es que hay que tener la última versión, que podemos obtener de manera gratuita en los respectivos markets.

 

 

 

 

Fuente: The Next Web – Vía: What’s New

Anuncios

Path es una red social planteada para utilizarse desde el teléfono móvil. Tanto es así que, a diferencia de otros servicios similares, Path no dispone de versión web equivalente.

Path reúne en una única aplicación móvil funciones disponibles en forma de servicios individuales como Facebook, Twitter, Foursquare o Instagram. Y lo hace de forma sencilla y elegante en la nueva versión 2 de la aplicación disponible para iPhone y para Android

Aunque vio la luz hace ahora algo más de un año, en noviembre de 2010, por distintos motivos hasta ahora había pasado relativamente desapercibida.

Entre otras causas por lo limitado de sus funciones -inicialmente estaba principalmente planteada como plataforma para compartir fotografías- y la limitada disponibilidad de la aplicación para móviles, originalmente solo para iPhone y usuarios de EE.UU. Pero con la reciente actualización Path ha comenzado acaparar cierta atención.

Compartir en círculos reducidos

Path permite registrar, de forma privada o pública, acontecimientos del transcurso de la vida diaria: añadir comentarios, fotografías, música que se está escuchando, la ubicación o el lugar en el que se está y con quién, etc.

En realidad Path no hace nada que no se haya visto antes. Sin embargo la aplicación logra más que ninguna otra que haya probado que realmente se quiera utilizar para expresarse y compartir -como dicen los creadores de Path- con gente realmente cercana.

A diferencia de lo que sucede en Facebook o Twitter, en Path la idea no es tener un gran número de amigos o seguidores, sino una reducida cantidad de aquellos más íntimos y cercanos.

Tanto es así que en Path el número de contactos está limitado a 150 personas donde solo debería entrar “los más cercanos” y los “amigos íntimos”, en teoría.

La cifra de 150 contactos no es aleatoria: se corresponde con el número de Dunbar que, según el antropólogo del que toma el nombre, “es la cantidad de individuos que pueden desarrollarse plenamente en un sistema determinado”.

Es decir, el número máximo (aproximadamente) de individuos con los que somos capaces de mantener un contacto social cercano.

La minuciosidad de Path es tal que registra y notifica (de forma automática incluso) todo tipo de actividad: perfiles que se visitan, música que se escucha -y quién más ha escuchado la misma-, lugares en los que se está de forma automática si está habilitada la geolocalización… hasta el momento en que uno se va a dormir y cuándo y dónde se levanta.

Por defecto todo ello en privado, así que si se quiere compartir es realmente conveniente seguir la recomendación de limitar los contactos a aquellos más cercanos.

Una aplicación funcional y adictiva

A diferencia de otras aplicaciones móviles de redes sociales, la de Path está simplificada al máximo y facilita enormemente la tarea de compartir con otros.

Permite publicar desde Path en Facebook, Twitter, Tumblr y Foursquare, pero no seguir el camino inverso. Es decir, no es posible acceder desde Path a contenido procedente de otras redes sociales.

Opcionalmente se puede elegir no compartir sino mantener las entradas para uno mismo, de modo que sirve como diario privado para documentar el transcurso de actividades, lugares y pensamientos.

Desde la misma aplicación se pueden compartir fotografías -y aplicar filtros al más puro estilo de como lo hace Instragram-, textos cortos como en Twitter, o vídeos o la ubicación, como en Foursquare.

También se pueden expresar sentimientos en publicaciones propias y ajenas, en una interpretación ampliada al ‘Me gusta’ de Facebook, ya que Path permite expresar un mayor número de emociones: alegría, tristeza, sorpresa.

El eterno problema

Aunque la aplicación se puede descargar e instalar, tanto para iPhone como para Android, desde sus respectivas tiendas en español, por algún extraño motivo de un tiempo a esta parte en el iPhone la aplicación de Path no funciona si el idioma del teléfono no es inglés.

De modo que de momento y hasta que se solucione hay que poner en este idioma el teléfono para poder utilizarla. Por lo demás con Path se plantea una vez más el eterno problema de comenzar a utilizar una nueva red social: hay que elegir cuándo y para qué se utiliza cada una de ellas.

Y además hay que volver a añadir los contactos. Desde la aplicación de Path es posible incorporarlos a partir de la agenda de contactos y de los contactos de Facebook.

O enviar una invitación para que los amigos se den de alta también en esta red. De momento probablemente solo una muy pequeña parte de los contactos en otras redes sociales -léase Facebook- estarán también en Path o estarán interesados en ella.

Lo que por otro lado puede ser una buena ocasión para ‘empezar de cero’ a compartir, de forma más controlada y tal vez más íntima con aquellos que pertenecen a, como definía el personaje de Jack Byrnes en la película Los padres de ella, “ese pequeño círculo de confianza”.

Fuente: rtve

A %d blogueros les gusta esto: