archivo

Archivo de la etiqueta: compartir

ShareThis, plataforma conocida por la creación de diversos widgets especializados en la difusión de contenido en redes sociales para que los visitantes de un blog o sitio web puedan compartir fácilmente aquello que les interese, anuncia hoy una nueva herramienta que permitirá a editores convertir sus sitios web en rápidos y fáciles lectores sociales sin necesidades de insertar aplicaciones para Facebook.

El nuevo servicio, bajo el nombre de ShareNow, utiliza el Facebook Open Graph para permitir que los visitantes, con un sólo click, puedan publicar su actividad automáticamente en Facebook, cosa que al margen de permitir al visitante compartir aquello que lee le da al blog o sitio web mucha más visibilidad en redes sociales llegando, por lo tanto, al objetivo de conseguir más alcance y visitas adicionales.

Para utilizar ShareNow en aquellas páginas con el widget instalado, podremos hacer log-in a través de Facebook y darle permiso para publicar contenido en la biografía, pudiendo a la vez activar y desactivar el widget cuando deseemos haciendo un simple clic (veremos en el widget una opción on/off).

Fuente: InsideFacebook – Vía: What’s New

Anuncios

Desde su perfil en Google+, Sean Liu, nos deja saber de una prueba piloto que están llevando a cabo el equipo de Google, extendiendo la integración de Google+ con el buscador.

Desde hace tiempo, contamos con el botón +1 en el buscador de Google, para recomendar alguna página o sitio web, directamente desde la misma página de resultados. Pero ahora Google quiere ir más allá, habilitando la opción de “Compartir” en reemplazo del +1, tal como en su momento hizo con YouTube.

La idea es que no solo recomendemos un link, sino que también dejemos algún comentario y escojamos con qué círculos deseamos compartir, tal como cuanto compartimos desde un sitio web. Ya que por el momento solo es un experimento y solo válido para las búsquedas de inglés, no todos podremos ver esta opción en el buscador.

Esto ha generado un poco de polémica cómo puede verse en los comentarios que han surgido tras la publicación de Sean Liu. Ya que compartir desde los resultados de búsquedas parece no tener sentido para algunos usuarios, ya que quitaría la simplicidad del botón +1, mientras que otros creen que sería una interesante participación.

Fuente: What’s New

Abre tu página favorita. Ahora abre el medio o el periódico que más leas en la red. Por último, abre cualquier blog que visites con frecuencia. ¿Qué tienen en común esos tres sitios? Pues que, aunque yo no sepa cuáles son, estoy segura casi al 99% de que todos ellos incluyen algún botón de Twitter, Facebook o similares. Fíjate en este mismo post. Si nos lees desde el blog y no desde un lector de feeds, verás que bajo el título aparecen varios.

De hecho, estamos tan acostumbrados a ver botones de este tipo que ya no nos sorprende encontrárnoslos. ¿Cuál es su función? Pues, en teoría, hacer más fácil que el usuario pueda compartir un determinado contenido. Pero no siempre este tipo de “añadidos” traen beneficios a las páginas. ¿Por qué podrían perjudicarnos?

Desventajas de los botones sociales

– Incremento del tiempo de carga de una web: Os recomiendo este estudio, pero buscando por la red hay muchos más. Añadir un botón de este tipo, con contenido dinámico, ralentiza la carga de una página. Esto no sería problema con conexiones potentes, pero si se navega, por ejemplo, desde el móvil, hace que la experiencia del usuario se vea mermada considerablemente.

– Se pierde feedback valioso: Tomemos el ejemplo de @smashingmag. El popular blog de diseño retiró los botones de Facebook y, para su sorpresa, el tráfico proveniente de la red social aumentó. ¿Por qué? Sencillo: la gente dejó de hacer simples “likes” con el botón, y con la ausencia de él pasó a recomendar el contenido directamente en sus cuentas.

– ¿Es signo de desesperación?: Leyendo este interesantísimo artículo descubrí otra de las razones que esgrimen los detractores de estos botones: ¿tan desesperados se está por conseguir un RT que hay que darle al usuario todo hecho? Si bien no comparto excesivamente esta razón, lo cierto es que cuando el contenido es potente e interesante, no es necesario un botón para que la gente lo comparta.

– Privacidad: Otro de los motivos más sonados, y que seguramente dará mucho que hablar en el futuro, son los problemas de privacidad que hay con este tipo de botones. Al estar el contenido de estos añadidos alojado en los servidores remotos de la red social en cuestión, para ellos es muy sencillo “seguir” al usuario. Twitter, por ejemplo, reconoce que toma datos del historial de la navegación de cada usuario que visita una web con este tipo de botones, lo quiera o no.

Entonces, ¿por qué utilizarlos?

Con esto no quiero decir que los botones sociales no deban usarse. De hecho, tienen una ventaja fundamental: facilitan la labor de compartir al usuario que nos visita. ¿Es razón suficiente para mantenerlos? Personalmente creo que aquí depende mucho del tipo de sitio del que estemos hablando, el contenido y la audiencia a la que va dirigido. Es más, si nos equivocamos y queremos que la gente comparta “de más”, podemos conseguir el efecto contrario.

Pongamos un ejemplo. Según un estudio publicado por la Universidad de Miami, estos botones sociales pueden influenciar al cliente a la hora de hacer una compra. Pero no sólo estamos hablando de que puede animarle, sino que también puede disuadirle. Según este informe, cuando estos botones aparecían en un artículo de higiene íntima o que normalmente da reparo comprar, las ventas de éste caían un 25%. Y sólo por poner el botón.

En cualquier caso, esto nos demuestra que este tipo de botones nunca deberían ponerse “por poner”, como quien dice. Antes hay que analizar las variables anteriormente mencionadas y también dónde colocarlos y cómo van a reaccionar nuestros lectores con ellos.

Fuente: Genbeta Social Media

Ryan Roslansky, jefe de Productos de Contenidos en LindkeIn, anunció a través de un post que la red de negocios terminó de manera oficial su alianza con Twitter, la cual existía desde 2009 y permitía a los usuarios sincronizar las actualizaciones de estado en ambos sitios.

Algunos analistas especulan que la decisión de Twitter por terminar está colaboración se basa en las últimas situaciones de seguridad que afectaron a más de 6.5 millones de usuarios de LinkedIn por la filtración de contraseñas.

Sin embargo, y de acuerdo con lo publicado en Mashable, la razón más probable para ruptura de la alianza se debe a que ambas empresas no pudieron llegar a un acuerdo sobre los ingresos por la publicidad generados en ambas plataformas.

Durante los últimos meses la red social de los 140 caracteres ha implementado varias medidas para impulsar la inserción de publicidad en su plataforma, por lo que se cree que quiere conservar el valor de sus patrocinios sin tener que compartir el contenido de los mismos con otra red social.

Cabe resaltar que los usuarios de LinkedIn podrán seguir creando contenidos en esta red social y hacer click para que estos se publiquen de manera automática en su perfil de Twitter, pero a la inversa está acción ya no será posible.

Fuente: Vuelo Digital

La siguiente infografía pertenece a Online Education, en donde explican que para lo que algunos creen que es inofensivo para el 90% de los adultos es dar demasiado información sobre nosotros mismos, y si se ponen a pensar, es cierto.

Con la comodidad de los teléfonos celulares, el wifi, Foursquare, Facebook, Twitter, etc. y las ganas de decirle al mundo dónde estamos, qué comemos, lo que nos gustó de algo o no, estamos olvidando algo importante, alguien sin buenas intenciones también nos está leyendo.

¿Qué compartimos en las redes sociales?

20.4 millones de personas comparten su fecha completa de nacimiento.

4.8 millones anuncian cuando salen de su casa.

4.7 millones comentan si les gusta una página sobre salud.

4.6 millones hablan de su relación sentimental.

2.6 millones hablan sobre historias que incluyen uso de alcohol.

Muchos usuarios de Facebook aún no entienden las opciones de privacidad de esta red social:

20% no uso controles de privacidad.

28% comparten su muro con personas que apenas conocen.

63% no han personalizado la privacidad en las aplicaciones que usan.

20 millones de usuarios se preocupan por lo que sus amigos puedan decir de ellos en sus muros. La gente no sólo abusa de la información sobre ellos mismos.

Pero, ¿cuál es el rollo?

59% odian a los que se quejan todo el tiempo. 6% confiesa hacerlo.

55% odian las fotos explícitas. 3% confiesa hacerlo.

53% odia leer demasiada información en general. 9% confiesa hacerlo.

¡Cuidado! Sí es peligroso.

Los poseedores de teléfonos inteligentes están 33% más expuestos a ser víctimas de farude electrónico.

35% de los norteamericanos entre 18 y 34 años hacen check in en el lugar donde están a través de Twitter.

78% de “ex-ladrones” en Gran Bretaña creen que los ladrones usan sitios como Facebook y Foursquare para identificar su target (víctimas).

Pero si tratamos de mantener algunas cosas privadas.

72% mantiene en secreto su número de seguro social ( lo que sería la cédula en Venezuela).

71% su número de tarjeta de crédito.

62% su número de licencia de conducir.

58% su número de teléfono.

57% su puntaje de crédito.

Compartamos por un precio.

Más del 50% de los consumidores entre 18 y 34 años comparte información personal a cambio de descuentos.

Entonces, ¿por qué compartimos?

1.- Es satisfactorio. Un estudio de la Universidad de Harvard indicó que hablar sobre uno mismo da la misma satisfacción que la comida o el sexo.

2.- Estamos molestos. Un estudio de la Universidad de Pensilvania sugirió compartir información personal en línea puede ser un mecanismo de defensa.

3.- Estamos emocionados. Otro estudio de la Universidad de Pensilvania encontró que las personas en un elevado estado de emoción están más propensos a compartir información con los demás.

Fuente: Curioseando

A %d blogueros les gusta esto: