archivo

Archivo de la etiqueta: facebook ads

El primer paso es abrir una Cuenta Publicitaria dentro de Facebook. IMPORTANTE, hazlo desde la cuenta personal que controla la página que quieres promocionar. Este es el link de Facebook Business. Una vez abierta la cuenta de Facebook Advertiser, ve a tu perfil y haz click en “Crear un Anuncio“, esta a la izquierda de la pantalla justo encima de donde están las páginas que administras.

 

La pantalla que verás es tu gestor de Facebook Ads, el panel de control desde donde puedes ver todas las campañas que hayas hecho, ver los resultados de estas, suspender algún campaña, cancelarla, etc. Pero vamos a lo nuestro, creemos el primer anuncio. Para ello, haz click en “Crear Anuncio”. Esta arriba a la derecha.

 

Lo que ves ahora es el editor de anuncios. Desde aquí puedes crear todos los anuncios que quieras. El primer paso es decidir qué página, aplicación o lugar quieres promocionar. Empezamos con una página. Selecciona tu página y vayamos al siguiente paso. Ahora Facebook te pregunta si quieres promocionar la página en sí o un post específico de ésta. Si estás leyendo este post supongo que nunca has puesto una campaña de Facebook Ads. Si es así, te recomiendo que empieces por promocionar tu página. La promoción de posts específicos empieza a ser útil cuando tienes una comunidad grande.

 

Muy bien, ya hemos decidido qué página vamos a anunciar. Ahora debemos decidir si queremos hacer un nuevo anuncio o si queremos hacer historias patrocinadas. Aquí aplica el mismo criterio del párrafo anterior. Las historias patrocinadas son muy efectivas con comunidades grandes, pues generan los que Facebook llama Social Clicks. En ellas no creas un anuncio, Facebook lo genera automáticamente. Si decides crear un anuncio, deberás decidir texto, imagen y landing page. Para este post vamos a crear un anuncio.

 

Ahora ya toca crear el anuncio en sí. Como estamos promocionando una pagina, el titulo del anuncio es el nombre de dicha página y no se puede cambiar. Para el texto tenéis 90 caracteres. Hay millones de posts que hablan sobre como crear un buen texto. El resumen de casi todos ellos es: sé relevante, sé conciso, sé atractivo y ofrece algo interesante. Nadie nace sabiendo, así que entre más tiempo le dediques mejor serán tus anuncios. Ahora toca la imagen, en la que aplican los mismos consejos que para los textos. Sé original pero mantén la relevancia. Esta probado que lo más atrae son fotos de chicas y chicos guapos con poca ropa, pero ojo con la relevancia. Ese tipo de truquillos no le gustan ni ha Facebook o a los usuarios. A la derecha de la pantalla puedes ver la vista previa de tu anuncio.

Lo último es decidir dónde de nuestra página de Facebook queremos que aterrice el usuario que haga click en el anuncio. Por defecto Facebook les manda al muro, pero yo os recomiendo que siempre caigan en una pestaña específica para la campaña que estáis haciendo. (Inciso: otro día hablemos e las pestañas personalizadas. Como previo os recomiendo ShortStack.com, la mejor opción que yo conozco, y he probado bastantes…).

 

Cuando ya tienes preparado el anuncio viene la parte más divertida, la segmentación. En esta fase debes decirle a Facebook a quien quieres mostrar tu anuncio. Conforme vayas incluyendo campos el target del anuncio irá cambiando. Lo puedes ver a la derecha de tu pantalla, justo debajo de la vista previa de tu anuncio. Un ejemplo fácil. No es lo mismo que el anuncio vaya dirigido a toda España que sólo a los que viven en Madrid.

 

El gran atractivo de Facebook Ads es la segmentación. Se pueden escribir libros enteros sobre este tema. Mi recomendación es que pienses antes de hacer un anuncio quién es tu público objetivo. Una vez que sepas quien es, ve a Facebook y defínelo con las herramientas que te da. Puedes concretar: en qué país vive; qué edad tiene; si es hombre o mujer; si está casado, con novio, prometido o soltero; qué idioma habla; sus intereses; dónde trabaja; su nivel de formación; cómo está conectado a tu página; etc… Utiliza bien la segmentación, es una herramienta potentísima. La semana que viene haré un post sólo sobre este tema.

 

El siguiente paso es definir el objetivo. Esta selección tiene como consecuencia la forma en que Facebook te cobrará por mostrar tu publicidad. Si decides que tu objetivo es conseguir LIKES, entonces te cobrarán por cada 1.000 impresiones (CPM).

 

En cambio, si decides que tu objetivo es que tu audiencia haga click en el anuncios, entonces Facebook te cobrará por cada click en  función de lo que tu pujes, igual que en Google AdWords.

 

¡Y llegamos al final! Ahora tienes que decidir el presupuesto de tu campaña y cuándo quieres que ésta circule. Mira las opciones y decide la que más te guste. Mi preferencia es darle un presupuesto a toda la campaña y decidir yo el inicio y final de esta. Pero para gustos colores.

 

Fuente: Marketing Comunidad

¿Es posible vender directamente a través de Facebook? Las compañías no lo tienen del todo claro, pero últimamente estamos viendo casos en los que éstas responden un contundente “no”. No hace mucho os hablamos de cómo las tiendas de facebook no funcionaban para algunas marcas y os poníamos varios ejemplos de algunas que habían llegado a cerrar, como GameStop. Hoy tenemos dos nuevos casos.

Heinz, el popular fabricante de ketchup, decidió ofrecer una edición limitada de una de sus salsas a través de Facebook. El primer problema se lo encontraron cuando las tiendas tradicionales se quejaron de este tipo de distribución. Del millón de botellas que estaban previsto vender a través de la red social, se vieron obligados a bajar hasta 5.000 para contentar a los supermercados. Al final, la campaña no tuvo toda la repercusión que la compañía esperaba y, para su siguiente oferta similar, se limitaron a utilizar PayPal en lugar de la venta directa por Facebook.

Desde Nokia no están del todo de acuerdo con las críticas que está recibiendo el f-commerce últimamente. Thomas Messett, encargado de la estrategia en social media de la compañía a nivel global, ha afirmado que la estrategia que siguen muchas empresas no es la correcta. En lugar de dar regalos o descuentos, lo que las marcas deberían ofrecer, en su opinión, son productos exclusivos, y no limitarse a replicar el portal de ventas o lo que ofrecen mismamente en las tiendas. ¿Estás de acuerdo con este punto de vista o crees que es una visión demasiado optimista?

Fuente: Econsultancy – Vía: Genbeta Social Media

Facebook va a acabar con la publicidad en display, al menos tal y como la conocemos ahora. Puede que después del fracaso de Facebook en bolsa sea difícil de creer que la red social más grande del mundo también está llamada a ser el medio con mayores ingresos del mundo, pero lo cierto es que esta plataforma cuenta con unas fuentes de ingresos que no dejan de crecer.

Pero para que esto ocurra hace falta una enorme discontinuidad. Facebook tiene la oportunidad de crear un producto publicitario totalmente nuevo, y puede hacerlo, si es capaz de aprovechar su gran singularidad: vender relaciones, no impresiones.

Desde que nació la publicidad, ésta se ha basado en una audiencia cautiva por una publicidad de interrupción en televisión, radio, medios impresos y online. Un mercado de miles de millones de dólares que llegaba a una audiencia poco adecuada, en momentos generalmente poco adecuados, con un mensaje no muy apropiado y una creatividad que solía dejar bastante que desear. Pero nunca tuvo la oportunidad de utilizar una plataforma publicitaria con la que crear relaciones con sus consumidores antes de que se finalice el proceso de compra.

Una relación puede llegar a valer cien o mil veces lo que vale una impresión, o incluso más. Y es precisamente esta capacidad que tiene Facebook y no otro medio la que lo convierte en una plataforma increíble con un producto de una magnitud mucho más valiosa que ningún otro medio y que explica por qué Facebook nunca debería vender impresiones.

Cómo conseguirá Facebook vender estas relaciones todavía no está muy claro, pero sí hay una especie de reglas no escritas por las que debería guiar su estrategia:

1. Una experiencia que no pueda comprarse ni comercializarse
Facebook tiene 900 millones de usuarios, uno de cada siete minutos de la atención online y 500.000 millones de páginas vistas cada mes. Pero no pueden basar su estrategia en los banners, como ocurrió con el malogrado MySpace en 2007, ya que no hay forma de llegar a un grupo demográfico concreto con un banner, además de que un banner, esté donde esté, siempre tendrá que ajustar su precio al resto de banners.

Facebook tendrá que crear productos publicitarios originales que no tengan comparación en el mercado, para poder elevar y mantener los precios de sus anuncios. Y es que Facebook por ahora es el único capaz de vender verdaderas relaciones con los consumidores.

2. Una oferta que no se pueda medir en conversiones únicas
Facebook, como medio de conexión más que de transacción, encaja perfectamente con la publicidad de marca. Un mercado increíblemente grande y atractivo para los anunciantes, que cada vez están más interesados en invertir en la web. Facebook es el que realmente puede llegar a convencer a los anunciantes de invertir en productos publicitarios online y, de la misma forma que Google en su momento demostró el valor del marketing directo online, Facebook puede demostrar que las relaciones de marca pueden ser más efectivas en una red social que en cualquier otra plataforma publicitaria.

3. Una oferta que atraiga y no comprometa la experiencia de usuario
La publicidad que añade valor al contenido se ha convertido en el objeto de deseo de los medios impresos como Vogue o GQ. Pero para los usuarios en internet, la publicidad es más como un intercambio, un precio que tienen que pagar para poder acceder gratis a los contenidos y servicios. Facebook tiene la obligación de cambiar esto, ya que ha sido el que ha puesto la experiencia del usuario siempre por encima de los ingresos. La red social nunca ha querido devaluar la experiencia del usuario con productos interesantes para los anunciantes pero frustrantes para los usuarios y, aunque esta situación no suele agradar demasiado a los anunciantes, al final esta estrategia también termina beneficiando, y mucho, a los que se atreven a apostar por ella.

4. Una oferta que proteja los datos cuidadosamente
La gran ventaja competitiva de Facebook está en la cantidad de datos que tiene de cada uno de sus 900 millones de usuarios. Pero, a diferencia de lo que puedan pensar muchos anunciantes, hay un valor estratégico importante en mantener estos datos como algo limitado en lugar de venderlos al completo. Facebook nunca dará a los anunciantes todos los datos, aunque la capacidad de segmentación que les ofrece, frente a los medios cuyo target siempre ha sido el mismo, es increíble.

5. Una súper-red sin fronteras
Facebook podría llegar a crear una oferta publicitaria que finalmente consiga hacerse con las grandes inversiones publicitarias de los grandes anunciantes. Eso sí, los anuncios en Facebook sólo serán el principio, el primer paso hacia extender estos servicios a otros medios de internet. Una oportunidad sin precedentes para la industria digital en la que la publicidad online será cada vez más valiosa que la publicidad offline.

Fuente: Marketing Directo

Desde hace un tiempo, Facebook está personalizando los anuncios que recibe cada usuario en función de los amigos que éste tiene y su actividad en la red social. Por ejemplo, si a mí “me gusta” Genbeta Social Media y tuviéramos contratado un plan de publicidad en la red social, a mis amigos les podría aparecer en la barra lateral derecha con mi nombre debajo. Lo mismo ocurre si el sistema detecta que hablo sobre algún producto cuya marca tiene una campaña en el sitio. Pero esto tiene sus problemas…

Que se lo digan a Nick Bergus. Este chico, usuario de esta red social, encontró un producto extraño en Amazon y decidió hacer una broma en su timeline de Facebook. A fin de cuentas, no se ven bidones de 55 galones de lubricante todos los días. ¿El resultado? Sus amigos comenzaron a ver anuncios de ese producto en Amazon con la cara de Nick, como si éste los recomendara, en el apartado Historias patrocinadas.

El problema de este tipo de publicidad patrocinada es que, al ser automatizada, no entiende del contexto. Lógicamente si yo hablo de un producto y hablo bien, sería comprensible que si la compañía propietaria tiene una campaña en Facebook mi comentario se pudiera utilizar para darle más credibilidad (nos guste o no, esto está recogido en los términos de uso que nadie lee), pero en este caso estamos hablando de una broma. ¿Qué ocurre si yo enlazo a un producto quejándome de su precio? ¿O de alguna de sus características? ¿También aparecería “promocionándolo”?

¿Piensas en las consecuencias antes de hacer click en “me gusta”?

Pero éste no es el único inconveniente: el botón “me gusta” ha pasado de ser una simple acción a un símbolo de aprobación pública. Supongamos que te gusta estar al día de la política americana, como es mi caso, y decides hacer un “like” en la página de Barack Obama y de Mitt Romney para estar al tanto de sus campañas, aunque no coincidas ideológicamente con ninguno de ellos. Pues bien, tu cara podría aparecer en cualquier anuncio de ambos en la red social.

Lo que Facebook no parece entender es que, por mucho que me guste alguien o algo, quizás no sea suficiente como para aparecer en un espacio publicitario que verán todos mis amigos. Si eres usuario de Facebook, desde aquí puedes ver por ejemplo todas las historias patrocinadas que te han aparecido recientemente, con tus amigos de protagonistas (curiosamente, no te deja ver las tuyas propias). ¿Le darían éstos a “me gusta” de buena gana si antes les avisasen de que esta acción podría significar que tengan que aparecer en anuncios de esas marcas? Tengo mis dudas.

Obviamente, estamos hablando de Estados Unidos, donde los juicios están a la orden del día, así que como podéis suponer Facebook ya tiene algunos frentes legales abiertos en varios estados, con demandas colectivas de algunos usuarios por esta razón. Entonces, ¿por qué seguir con esta práctica? Simple: según afirma la red social, este tipo de anuncios en los que aparecen caras conocidas es un 50% más visible para el usuario final que un anuncio normal. Y, como ya sabemos, en cuestión de anuncios Facebook no quiere dejar nada al azar.

Fuente: The New York Times – Vía: Genbeta Social Media

A %d blogueros les gusta esto: